jueves, 14 de febrero de 2008

sueños

"Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche" Edgar Alan Poe

Montar nuestra propia empresa. Un sueño. Aunque las buenas ideas también fracasan. Aunque pongas todas tus ganas y tus fuerzas en sacer adelante tu propio proyecto, tengas claras tus metas, a veces llega ese momento amargo de reconocer tus errores y llegar a ese momento debe ser duro, amargo y lacrimoso.
Mi padre siempre dice que para acertar en algo tuviste que haberte equivocado en muchas cosas. Quizá ya tengamos ganas de equivocarnos, de equivocarme, aunque creo que más de dos y de dos mil veces me he equivocado. Aún avisándome de que me equivocaba me equivoqué... que buena esa frase de algún momento de mi vida de : "Sé que esta guerra la voy a perder, pero la tengo que luchar".
La juventud quizá nos hace ser demasiado osados, pero quizá eso nos haga ser arriesgados y porqué no... innovadores.
Recuerdo un profesor de un curso de verano que nos contaba que si alguien le hubiera recordado al dibujante (quizá al niño que dibujaba en aquel entonces) que las personas tienen 5 dedos en lugar de 4, no existirían los Simpson, y esa osadía o innovación o ignorancia, quizá la da la juventud y creo que la heredamos de la infancia. Benditos niños que se atreven a todo, que osan hacer todo por desconocimiento o quizá por imprudencia.

Emprender también es un poco eso, combinar los conocimientos de nuestra educación, con la osadía de nuestra infancia, las ganas de cambio y de revolución de la adolescencia y la visión de futuro del paso del tiempo.
Al fin y al cabo soñar...

2 comentarios:

Victor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Victor dijo...

Te felicito por este tema, realmente me ha gustado y me he sentido identificado con muchas de las cosas que piensas.

Si nos paramos a pensar un solo segundo, ¿Que hay mejor en esta vida que soñar?....sería demasiado aburrido conformarte con lo que tienes, dejándote pasar por los mejores años de tu vida, como un tronco arrastrado por la corriente de un río, sin 'soñar'.

Metafóricamente, 'soñar' puede ser como decir que ese tronco se queda enganchado a lo largo del cauce del río. Para ello el tronco ha de tener suerte, pero no solo eso, también influirá su longitud, peso, número de ramas, forma,.............

En esta vida la suerte es un factor fundamental para que un sueño se haga realidad, eso creo que lo tenemos todos claro, aunque personalmente pienso que no lo es todo.
Influyen también los rasgos de la persona, sus habilidades,.......... para que los sueños se lleven a cabo con buenos resultados.

Al fin y al cabo, hay que intentar evitar que el río te arrastre sin hacer nada por quedarte enganchado en su cauce, soñando y luchando por conseguir tus sueños.

<<¡¡Pero la suerte no suele venir a visitarte porque si!! ¿¿Quizá hay que buscarla??>>

Datos personales