martes, 10 de noviembre de 2009

bla, bla, bla...innoblar



"Se puede innovar mal cuando se olvida que la tecnología no es un fin en si mismo, sólo un medio para facilitar el acceso a nuestros productos y servicios a los clientes"

¿Se hablaría tanto de innovar si no estuviéramos en esta profunda crisis?
Quizá debamos salir de nuestros complejos de aquello de "que inventen otros" conociendo que España es la novena potencia mundial en producción científica y que en estos últimos años, aunqu con cifras absolutas pequñas, las patentes españolas son las que más han crecido en la Unión Europea de los 15. Por el contrario en competitividad empresarial hemos descendido del puesto 23 al 31 del índice del Foro de Davos.

Quizá es que el mensaje de innovación no cala en el empresario de a pie, a pesar de que COTEC maneja los datos de que en el momento actual unas 12.000 empresas hacen I+D y existen unas 30.000 empresas innovadoras en España.

Alomejor el camino sea las cosas sencillas y ejemplificar herramientas concretas que sirvan a la innovación: talleres en colegios profesionales, colaboraciones entre universidad y pymes, técnicas prácticas de selección de ideas. Quizá sólomente hay que hablar menos e innovar más.

"Innovar, algo que hoy se ha puesto muy de moda, pero es vital en un mundo globalizado en el que sino innovas, repites productos y eso es poco vendible" Belén Fernández, Novatex

3 comentarios:

JLMON dijo...

Si piensas en grandes cambios, no plantes un árbol, invierte en Educación. Esto es algo que todavía no hemos aprendido. Mañana voy a dar una conferencia en la Autonoma de Barcelona que lleva por título: Donde duermen los sueños. Y es que, en este país, los sueños llevan muchos años durmiendo en las aulas.
Cuidate

Ramón dijo...

Hay un montón de palabras de moda que hay que soltar a la mínima que uno tiene una oportunidad o un teclado delante. Innovar es una de ellas. La crisis económica la ha puesto por delante de otras como sostenibilidad o cristianoronaldo; y también ha simplificado su significado. Ahora las quinceañeras innovan su vestuario para el último botellón, se innova en la cocina moderna, en la economía, en el deporte, en la televisión, vamos, en todas partes donde se cambie algo...
pero en el fondo creo es bueno hablar de ello. Quizá cale con tanta repetición entre todos nosotros aquello de que los cambios no son malos, que siempre aportan madurez y crecimiento salgan bien o salgan mal...innovar es arriesgar y sólo el hacerlo es un triunfo. La innovación es el mejor antídoto para la inercia que nos hace vivir el día a día.

Victor dijo...

En este país, aún van a ser necesarios unos cuantos años para cambiar la mentalidad especuladora de la mayoría de los empresarios. Dicha mentalidad es la que, bajo mi punto de vista, dificulta el desarrollo de idéas frescas y novedosas...
Un saludo.

Datos personales